jueves, 8 de octubre de 2009

LAS LETRAS VENCIERON A LAS MORDAZAS




El pasado 6 de octubre, las asociaciones culturales Ademán y Fernando III convocaron, pasados casi siete meses del último acto organizado de forma conjunta por ambas entidades, un homenaje literario al célebre escritor Agustín de Foxá (1903-1959), en el cincuentenario de su muerte.


Como ya ocurrió en el mes de marzo, con la presentación pública de la revista Disidencias, el Ayuntamiento de Sevilla, regido de forma lamentable, desde hace seis años, por una coalición socialcomunista, denegó a los convocantes el Centro Cívico El Tejar del Mellizo, tras concederlo inicialmente.


Si en aquella ocasión, la denegación de la sala se produjo con tiempo suficiente para trasladar la reunión a otro centro cívico de la capital hispalense, en esta no se comunicó por escrito hasta la misma tarde del acto, siguiendo instrucciones de la Delegada de Participación Ciudadana del Ayuntamiento, la comunista Josefa Medrano.


Gracias a Dios, tanto los conferenciantes, como los miembros de Ademán y Fernando III y el casi centenar de personas interesadas que se dieron cita en el centro cívico, no se doblegaron, improvisando una maravillosa velada literaria en el patio exterior del edificio, que cerró sus puertas de forma incomprensible a un acto cultural de primer orden, dado el prestigio de los dos ponentes invitados.


Efectivamente, Aquilino Duque y Antonio Rivero Taravillo, dos excelentes escritores sevillanos, reconocidos de forma unánime por la crítica especializada, brindaron a los asistentes una extraordinaria semblanza de la personalidad literaria de Agustín de Foxá, además de criticar abiertamente y sin complejos la incultura y cerrazón de los censores municipales, “rancia caverna estalinista” en acertadas palabras de Javier Compás, el miembro de Ademán que ejerció de conductor del acto.


Pero esta vez, el atropello de nuestros derechos ciudadanos no ha quedado oculto bajo el manto de silencio habitual. El papel protagonista que desempeñan Aquilino Duque y Antonio Rivero Taravillo en la vida cultural sevillana permitió que la cacicada cometida tuviera amplio eco en la prensa escrita y en varios medios de radio y televisión, que han dado amplia información a la opinión pública sobre los métodos censores, impropios de una democracia, utilizados por los socios comunistas del alcalde socialista de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín.


Las asociaciones culturales Ademán y Fernando III han anunciado el inicio de acciones legales contra los responsables de este incalificable atentado contra la libertad de expresión, al tiempo que emplazan a sus amigos y simpatizantes a apoyar masivamente futuros actos en defensa de la libertad, como esta maravillosa velada literaria celebrada bajo el cielo azul de Sevilla.








miércoles, 7 de octubre de 2009

COMUNICADO PÚBLICO



La Asociación Cultural Fernando III y la Asociación Cultural Ademán, quieren denunciar ante la opinión pública, el abuso de autoridad cometido por el Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Delegación de Participación Ciudadana, contra todos los sevillanos convocados a un acto cultural, la tarde del 6 de Octubre en el Centro Cívico El Tejar del Mellizo, contraviniendo la propia autorización que dicho Centro había concedido previamente.


El acto convocado, un homenaje literario al escritor Agustín de Foxá, en el 50 Aniversario de su muerte, se realizó, espontáneamente, en el patio del Centro.


Escritores de la talla del Premio Nacional de Literatura, D. Aquilino Duque, y del varias veces galardonado, D. Antonio Rivero Taravillo, fueron víctimas del sectarismo y la sinrazón de dicho Ayuntamiento, privándoseles de acceder al salón de actos cedido para la ocasión. Ambos, en un gesto que les honra, dieron lectura de sus discursos literarios en la calle, ante la indignada presencia de un centenar de personas.


La mayoría del público permaneció más de una hora de pie, entre ellos muchas personas mayores.


Los organizadores del acto han emprendido acciones judiciales por presunta prevaricación contra la Directora del Centro Cívico y la Delegada de Participación Ciudadana.

Sevilla, 7 de octubre de 2009


martes, 6 de octubre de 2009

ASOCIACIONISMO DISIDENTE EN ESPAÑA


El diccionario define el asociacionismo como: “Movimiento social partidario de crear asociaciones políticas, cívicas, culturales, etc.". Y por lo que atañe a quienes, como nosotros, no soportamos el mundo en que vivimos, impugnamos sus valores de materialismo rampante, su falta de identidad colectiva, su absurdidad y su sinsentido, su carencia de alma, hay que añadir: “Movimiento social partidario de crear asociaciones destinadas a combatir tales males”.
Desde hace un tiempo, varios grupos de jóvenes españoles tratan, en efecto, de dar desarrollo práctico a semejante reto, impulsando la consolidación de un movimiento con un fuerte cariz social y estructurado en asociaciones. La asociación, como agrupación básica de voluntades, ha sido el vehículo elegido para dar el salto, para tratar de incorporarse e influir en la vida social. A través de la constitución de asociaciones de diversa naturaleza, orientadas hacia diferentes ámbitos en los que operar, estos jóvenes buscan dar proyección pública a una actitud militante.

Situados fuera de la oficialidad institucional, resueltamente alejados de lo políticamente correcto y de cualquier tipo de relación con las organizaciones sociales (ya sean partidos, sindicatos o grupos de interés) que controlan los resortes de poder, estos jóvenes y estas asociaciones pretenden activar el protagonismo social de sectores invisibles. Aspiran, en efecto, a promover una renovación, orquestada desde lo que en la terminología liberal se conoce como “sociedad civil”. Las actividades que desarrollan, ya sean sociales, culturales o deportivas, cuentan con un objetivo suplementario: el de promover la implicación de los jóvenes y sectores desfavorecidos por la globalización; cargar contra lo establecido. Y para ello poseen un fuerte componente ideológico.

Se trata de asociaciones como Fernando III de Sevilla, Alfonso X de Alicante o Respuesta Joven de Granada, La pugna por defender un sentido comunitario frente al individualismo imperante, por recuperar el protagonismo juvenil o por defender decididamente la nación y las identidades regionales ante el caos cosmopolita son algunas de sus principales características.

En los últimos meses han iniciado la celebración de encuentros periódicos que permitan reforzar la colaboración entre esas asociaciones y servir al mismo tiempo de punto de encuentro para jóvenes comprometidos con los valores que defienden. En ellos, la práctica de actividades deportivas, la formación cultural y el debate son los ejes sobre los que se sostiene su práctica asociativa. Una práctica que se traduce en una amplia labor a pie de calle realizada a diario por los militantes de estas asociaciones.

Ajenos a la actividad política convencional, estos jóvenes se identifican como ciudadanos concienciados, convertidos en sus propios representantes a través de una continua militancia metapolítica. No les interesan los partidos, ni centran su interés en el Congreso de los Diputados, sino en calar hondo en el seno mismo de la nación española, de sus jóvenes y de sus gentes. Su lucha está en los valores, no en eslóganes viejos y repetidos como sonsonetes.

Los pasados días 7, 8 y 9 de agosto cerca de un centenar de representantes de las principales asociaciones españoles se reunieron en el II Encuentro de Asociaciones Patrióticas celebrado en Alicante. También participaron diversos invitados externos al movimiento asociacionista español, como Benedetto Soccodato, del Foro 753 de Italia (donde el movimiento asociacionista tiene un extraordinario vigor) y Javier Ruiz Portella, director de Elmanifiesto.com.



jueves, 1 de octubre de 2009

CONFERENCIA SOBRE LA MISA TRADICIONAL


"No estamos en el mundo para comer a horas fijas, para dormir con regularidad, para vivir cien o más años.

Todo esto es vano y necio.

Sólo una cosa cuenta tener; una vida útil; perfilar el alma; estar pendiente de ella instante por instante, vigilar sus debilidades y exaltar sus impulsos, servir a los demás; derramar a su alrededor la dicha y la ternura, ofrecer el brazo al prójimo para elevarnos todos, ayudándonos los unos a los otros"

L. D.